La diabetes gestacional

Diabetes

Información y noticias sobre la diabetes

Estás embarazada de 28 semanas y tu médico te ha dicho que tienes diabetes gestacional. ¿Deberías preocupate por la diabetes gestacional? La respuesta es sí. El cuidarte es muy importante para tu salud y la de tu bebé.

¿Qué es la diabetes gestacional?

Es importante tratar la diabetes gestacional correctamente ya que el no hacerlo puede ocasionar diversas complicaciones del embarazo como macrosomía, sufrimiento fetal, problemas neonatales y muerte intrauterina.

¿Qué es la diabetes gestacional?

Es la complicación que se da con más frecuencia durante el embarazo. Las mujeres embarazadas que nunca han tenido diabetes antes, pero que tienen un alto nivel de glucosa durante el embarazo se dice que tienen diabetes gestacional. Su frecuencia varía según los distintas poblaciones, estudios y criterios utilizados para diagnosticar, afectando a entre el 1% y el 14% de los embarazos.

Todavía no se sabe la causa de la diabetes gestacional, pero tenemos algunas pistas. La placenta, mantienene al bebé mientras crece y las hormonas de la placenta ayudan al bebé a desarrollarse pero al padecer diabetes gestacional, estas hormonas bloquean la acción de la insulina de la madre en su cuerpo. Este problema se llama resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina hace que sea difícil para el cuerpo de la madre para utilizar la insulina por lo que puede necesitar hasta tres veces más insulina.

La diabetes gestacional comienza cuando el cuerpo no es capaz de realizar y utilizar toda la insulina que necesita para el embarazo. Sin suficiente insulina, la glucosa no puede abandonar la sangre y transformarse en energía. La glucosa se acumula en la sangre en cantidades elevadas. Esto se llama hiperglucemia.

¿Cómo puede afectar a mi bebé la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional afecta a la madre en la última etapa del embarazo, después de que el cuerpo del bebé se haya formado, pero mientras el bebé está creciendo. Debido a esto, la diabetes gestacional no causa el tipo de defectos de nacimiento que a veces se produce en los bebés cuyas madres tenían diabetes antes del embarazo.

Sin embargo, no tratada o mal controlada la diabetes de la gestación puede dañar a tu bebé. Cuando tienes diabetes gestacional, el páncreas trabaja más para producir suficiente insulina pero esta no disminye el nivel de glucosa en la sangre. Si bien la insulina no atraviesa la placenta, la glucosa y otros nutrientes sí lo hacen. Así, el exceso de glucosa en la sangre pasa a la placenta transmitiendo al bebé los niveles elevados de glucosa en la sangre. Esto hace que el páncreas del bebé genere insulina extra para deshacerse de la glucosa en la sangre. Dado que el bebé tiene más energía de la que necesita para crecer y desarrollarse, la energía adicional se almacena como grasa.

Esto puede llevar a la macrosomía o exceso de grasa en el bebé. Los bebés con macrosomía tiene problemas como por ejemplo, que se pueden dañar sus hombros durante el parto. Debido a la insulina adicional generada por el páncreas del bebé, los recién nacidos pueden tener niveles de glucosa en sangre muy bajos en el momento del nacimiento y también están en mayor riesgo de problemas respiratorios. Los bebés con exceso de insulina tienen riesgo de obesidad en la niñez y riesgo de diabetes tipo 2 cuando son adultos.

La diabetes gestacional también afecta al bebé

El tratamiento de la diabetes gestacional

Una vez diagnosticada la enfermedad, necesitas comenzar el tratamiento de la diabetes gestacional rápidamente ya que de no hacerlo, esto puede dañarte a ti y tu bebé. El tratamiento para la diabetes gestacional tiene como objetivo mantener los niveles de glucosa en la sangre iguales a los de las mujeres embarazadas que no tienen diabetes gestacional. El tratamiento para la diabetes gestacional incluye una dieta especial para la diabetes gestacional y relizar ejercicio físico de forma regular. Además de seguir una dieta para la diabetes gestacional también puede incluir pruebas diarias de glucosa en la sangre e inyecciones de insulina. Necesitas la revisión periódica de tu médico, enfermera y otros miembros de tu equipo de atención médica para modificar el tratamiento de diabetes gestacional según sea necesario.

Para ti, como futura madre, el tratamiento de la diabetes gestacional ayuda a reducir el riesgo de una cesárea que puede ser necesaria si el bebé tiene un gran tamaño. Seguir el tratamiento para la diabetes gestacional te permitirá tener un embarazo y parto saludables, y puede ayudar a tu bebé a evitar futuros problemas de salud.

Después de la diabetes gestacional...

La diabetes gestacional generalmente desaparece después del embarazo. Pero una vez que haya tenido diabetes gestacional, hay muchas posibilidades (dos de cada tres mujeres) de volver a padecerla en futuros embarazos. En otras mujeres, tras el embarazo desarrollan diabetes de tipo 1 o diabetes de tipo 2. En estos casos es difícil saber si la causa es la diabetes gestacional o han comenzado a mostrar los síntomas de la diabetes tipo 1 o 2 durante el embarazo. Estas mujeres tendrán que continuar el tratamiento de la diabetes después del embarazo.

Muchas mujeres que tienen diabetes gestacional desarrollarán diabetes de tipo 2 años más tarde. Parece que hay un vínculo entre la diabetes gestacional y la diabetes de tipo 2. Tanto la diabetes gestacional como la diabetes de tipo 2 implican tanto la resistencia a la insulina. Ciertos cambios de estilo de vida pueden ayudar a prevenir la diabetes después de la diabetes gestacional.

Prevención de la diabetes de tipo 2 después de diabetes gestacional

Algunas recomendaciones para prevenir la diabetes de tipo 2 tras haber padecido diabetes gestacional son:

  • Seguir una dieta saludable. Los hábitos alimenticios saludables pueden, no solo prevenir la aparición de la diabetes de tipo 2 tras el embarazo sino también otros problemas de salud.
  • Comer alimentos variados incluyendo en tu dieta frutas y verduras.
  • Limitar la ingesta de grasas al 30% o menos de calorías diarias.
  • Practicar ejercicio regularmente, lo que permite a tu organismo a utilizar la glucosa sin la insulina extra. Esto ayuda a combatir la resistencia a la insulina y es lo que hace que el ejercicio ayude a las personas con diabetes.
  • Nunca iniciar un programa de ejercicios sin consultar primero con el médico.

El ejercicio físico ayuda a prevenir la diabetes

Artículos relacionados con La diabetes gestacional