Prevención de la diabetes

Diabetes

Información y noticias sobre la diabetes

¿Se puede hacer una prevención de la diabetes? Para responder a tal pregunta, deberíamos empezar conociendo un poco la enfermedad.

El ejercicio físico regular y la alimentación saludable son recomendables para prevenir la diabetes

La diabetes mellitus es debida a un déficit de insulina en sangre. Los humanos necesitamos esta hormona (la insulina), para que nuestras células puedan absorber el azúcar transportado por la sangre.

Cuando no tenemos suficiente insulina, se producen dos problemas: uno, la sangre tiene demasiado azúcar y dos, las células no reciben su dosis de energía.

La diabetes es una enfermedad bastante común. Según la “Organización Mundial de la Salud” se ha diagnosticado en un 5% de la población mundial, aunque se estima una cifra real de diabéticos sea superior 10% (porque una de cada dos personas diabéticas, no es consciente de ello). El problema es la dificultad de identificar los síntomas, porque suelen ser confusos y poco claros.

Algunos de los síntomas de la diabetes son:

  • Sensación continua de sed.
  • Aumento del apetito (y pérdida de peso a pesar de ello).
  • Sensación fatiga y cansancio crónico.
  • Orinar con mucha frecuencia.
  • Síntomas de debilidad, visión borrosa, náuseas, etc.
  • Pérdida de sensibilidad y hormigueo en pies.

En tales casos, no es raro pensar que se sufre de fatiga estacional, un poco de depresión o cansancio debido al trabajo. Por eso, ante la sospecha, es importante hacerse unas pruebas. El test de diabetes más común es el denominado “glucemia en ayunas en plasma venoso”, consistente en unos simples análisis de sangre.

Cómo prevenir la diabetes mellitus tipo 2

Existen varios tipos de diabetes mellitus. La de tipo 2 es la menos grave: no suele estar asociada a la carencia de insulina, sino a su incorrecta utilización por parte del organismo. Debido a esto, generalmente, no se hace necesario el tratamiento a base de inyecciones de insulina.

La diabetes de tipo 2 aparece predominantemente, en personas adultas mayores de 45 años. Los síntomas de la enfermedad son débiles o poco llamativos: muchas personas padecen la enfermedad y nunca lo llegan a saber. Sin embargo, sería importante una rápida detección, porque el exceso de azúcar en sangre produce daños a largo plazo en diferentes órganos y problemas cardiovasculares graves.

Los puntos de riesgo para contraer diabetes están relacionados por un lado, con precedentes genéticos y la edad; pero también con la obesidad, el sobrepeso y malos hábitos de vida. No es posible hablar de “cómo evitar la diabetes” pero si de cómo prevenirla, y eso se consigue cambiando nuestra alimentación y estilo de vida a uno más saludable:

1/ El ejercicio y la actividad física le ayudará a prevenir la diabetes. El ejercicio diario es el mejor medicamento natural para reducir el exceso de azúcar en sangre. Primero porque se quema el exceso de grasas, ayudando a controlar el peso. Segundo, porque el aumento del ritmo cardiaco y la respiración disminuirán naturalmente el azúcar en sangre. Algunos estudios aseguran que, media hora de ejercicio diario, reducen drásticamente el riesgo de desarrollar diabetes.

2/ Unos hábitos de alimenticios correctos, te ayudará a controlar el exceso de azúcar en sangre. Para empezar, debemos hacer una rutina de varias comidas al día (4 o 5), ingiriendo siempre pequeñas porciones. En la cocina anti-diabética ideal deberíamos;

  • Evitar siempre el azúcar. Podemos sustituir el azúcar blanco usando un endulzante artificial, beber solo refrescos light, etc.
  • Evitar el alcohol.
  • Evitar las comidas grasientas.
  • Comer más fruta, verduras y alimentos ricos en fibra (legumbres, arroz, productos integrales). La fibra retarda la absorción de azúcares y contribuye a eliminar el colesterol.
  • Evitar el tabaco.

3/ Por último, debemos acordarnos, a partir de los 45 años de hacernos preventivamente un test cada 2 o 3 años (especialmente si tenemos antecedentes familiares).

Cómo prevenir la diabetes mellitus tipo 1

La diabetes mellitus de tipo 1 es debida a una incapacidad de las células beta del páncreas para producir insulina natural. Como consecuencia, el diabético necesita inyectarse insulina sintética para poder asimilar la glucosa en sangre.

Este tipo de diabetes suele tener un origen genético y aparece, generalmente, durante la niñez o la adolescencia. No se conocen bien las causas y, por tanto, no podemos hablar de una forma de prevención.

Pero sí se puede hablar sobre el control de la enfermedad. Cada paciente debe aprender a medir el nivel de azúcar en sangre y distinguir cualquier síntoma de hiperglucemia. En función de dicho nivel, debe calcular la dosis correcta de insulina a inyectarse.

Hay varios tipos de insulina inyectables: desde las de acción rápida (tapa verde), acción intermedia (NPH), acción corta (tapa morada), e insulinas de acción prolongada.

Actualmente podemos encontrar además la insulina inhalada que, aunque no sustituye completamente a la inyectable (porque es difícil controlar la dosis exacta), supone una mejora en la calidad de vida de los pacientes.

Cómo prevenir la diabetes gestacional

Se denomina diabetes gestacional (DMG), la que desarrollan algunas mujeres durante el segundo trimestre de embarazo. Se desarrolla debido a la influencia de algunas hormonas (principalmente esteroides y lactógeno placentario).

Existen varios factores de riesgo que hacen que algunas mujeres sean más propensas a desarrollar este tipo de diabetes. Para empezar la predeterminación genética y la obesidad (como en todos los tipos de diabetes). Pero también otros factores pueden influir, como el ser mayor de 30 años, pertenecer a alguna raza propensa (por ejemplo mujeres indígenas americanas), ser fumadora, etc.

Para prevenir y tratar la diabetes gestacional basta con un programa de ejercicios diarios y dieta que ayude a controlar los niveles de glucosa. Solo en algunos casos específicos es necesario administrar insulina.

La diabetes gestacional puede persistir o no, después del parto. Por eso, las mujeres que la han sufrido deben seguir haciéndose controles periódicos.

Artículos relacionados con Prevención de la diabetes